lunes, 24 de noviembre de 2008

Los “Rey Midas” de la literatura (2ª Parte)

Seguimos nuestro repaso a esta lista con el nombre del brasileño Paulo Coelho. A pesar de que la crítica lo considera más un fenómeno comercial que literario, la realidad es que sus libros se venden como churros en toda América y Europa. Y a esos lectores que compran sus libros les trae sin cuidado lo que diga o deje de decir la crítica. Al fin y al cabo, el lector es el que siempre lleva la razón. Los que no están muy contentos con Coelho son sus propios paisanos brasileños. Más de uno dice por ahí: “si es tan bueno como dicen, ¿qué hace que no va a la selección de fútbol? ¿Qué coño hace escribiendo libros?” Y es que en Brasil, el fútbol es una religión obligatoria para su gente.
Y terminamos la lista de “Rey Midas” con otro escritor que la dichosa crítica lo considera más un fenómeno comercial que literario: Stephen King. El autor de Maine lleva ya muchos años siendo un número uno en ventas y en ganancias por sus trabajos. También tiene la suerte de que cada libro que publica se lleva al instante al cine o a la televisión. Y eso le deja más money money. Ya había comentado en más de una ocasión que estaba pensando en retirarse. Esto lo dijo en 2004. A partir de ese año, ha publicado cinco nuevas novelas. O sea, que lo de retirarse nada de nada. La fama y el dinero tienen demasiado poder como para que uno deje su trabajo, aunque ya se tenga encima la edad de jubilación.

Stephen King, el "Rey Midas" más prolífico

1 comentario:

Dante dijo...

Bueno. retomo la lectura, y me encuentro que has sido más que prolífico estos días, jaj, asi que aca voy.


Como te dije en tu otro blog, Cohelo no me gusta aunque no lo lei realmente. Digo esto por los pocos comentarios acerca del genero que escribe que llevo leidos. Estimo, y tal vez hago mal en prejuzgar, que no me va a gustar. Cosa inversa me pasa con King, del que si bien tampoco he leido nada (caradura lo mio, lo se) deduzco por los comentarios que podria llegar a engancharme con alguna que otra obra bien llevada de suspenso. Interesante entrada, por cierto. Un abrazo.